Poema de ideas superpuestas

Necesito alguien que no tenga miedo de mis malos días
que me abrace el alma si no tengo ganas de pelear.
Alguien que aprenda de mis sonrisas pero que al final del día, 
descubra la falsa y la invite a bailar.

Necesito alguien que me abrace los talones
ahí se esconden las penas que un día de olvide.
Alguien que no tenga miedo de mis rencores 
que aprenda que puedo ser, mucho más que una mujer. 

Necesito alguien que adivine mis heridas
que las tengo presente en el juicio final.
Alguien que conozca mis mejillas 
que las sonroje y tiemblen de un solo caminar. 

Necesito la vida que llevo pero sin dolores.
los cantos que canto pero sin temores
los sueños que tengo pero sin frustraciones 
Necesito alguien que sea, mucho más que un hombre.

Estas son mis ideas superpuestas, 
la puerta siempre está abierta para cualquier temor. 
Pues de verás necesito esa única respuesta 
la que siempre lleva puesta la cara del amor. 





De todo, soy contradicción.

Ciertas cosas que a los demás le parecen maravillosas y fantásticas, a mi me terminan de parecen sin importancia. El mundo que me venden no es mío, sino de los demás. Esa debe ser la razón por la cual me siento confundida o preocupada la mayoría del tiempo. Mientras los demás prefieren el dinero, yo estoy en un rincón jugando a las escondidas. Mientras los demás se desviven por amor, yo estoy en una ventana mirando alrededor del mapa los lugares que no conocí. Quizás siempre haya sido un poco diferente al resto de la gente. Solo que a veces me pesa. Hubiera sido muy fácil contentarme con parecerme al resto. Seguir la moda, tener los últimos zapatos, o comprarme las mejores revistas. Tal vez hubiera sido fácil correr atrás de un titulo, o de una posición laboral. Quizás hasta hubiera sido divertido ver el mundo como la mayoría lo ve. Solo que me hubiera mentido a mí misma, y me hubiera convertido en lo que los demás buscaban de mi, y no de lo que yo buscaba para mí misma. A veces escucho reclamos dentro de mi cabeza, o reclamos implícitos en la gente. Ojalá existiera la forma en la cual el exterior no penetrara en el corazón. O que existiera la forma de que el corazón se contentara alegremente frente a su propia fidelidad. Existen secretos que solo algunos pocos llegan a conocer. Existen ideas que son diamantes en bruto. Pero si nos contentamos con hacer todos lo mismo. ¿Habremos crecido? 

Quien no encaja en el mundo, está siempre cerca de encontrarse a sí mismo


Nostalgia

Los ojos caídos recuerdan lo que fue, lo que es, lo que sera si no convierto mi destino. Pues tengo miedo, de la vida, de la muerte y de cada uno de sus derivados. Tengo miedo y estoy loca hasta el pescuezo. Hasta la garganta se sumergen los pensamientos a los cuales todavía no le puedo poner palabras. Y así, sin medir las consecuencias de un silencio mal sano voy llorando las penas que me invaden. Sola siempre sola. 
Quizás la culpa exista en ese punto en donde no dejo que los demás entren a mi corazón. Quizás yo tampoco quiera dejar de estar sola. Vaya a saber porque, cuando uno se acostumbra a no tener a nadie al lado es difícil la idea de contar con el otro. Quizás solo sea orgullo o la tonta idea de la autosuficiencia.
Es solo que a veces miro a las demás personas y me pregunto si realmente vivo bien mi vida, realmente amo y me dejo amar? O sigo improvisando entre lo que me parece que esta bien, entre las dudas, entra mi historia y los abismos. Definitivamente cave un pozo en donde ya no me reconozco ni a mi misma, ni a nadie. Sin embargo todavía confió que de la oscuridad pueden salir cosas buenas.