Tregua

15:19 5 Comments A+ a-

Dicen que la sonrisa es la mejor arma, y es verdad porque lo comprobé. Sin embargo a veces no alcanza esa sonrisa. Si te digo que no espero nada miento. Y si espero me canso de mentir. Es que ando un poco confundida entre lo que yo quiero, y entre lo que es mejor para mi. Antes hubiera decido sin dudar. Antes lo hacia, antes me lanzaba sin importarme lo demás. Pero ahora. No soy la misma. Ahora entiendo que mi vida no es mía, sino de todos los que me aman. Quiero decir que, ya no le tengo miedo a esos fantasmas que me amenazan. Pero les sigo teniendo un respeto considerable. Porque se que son la base de lo que fui. Y la base de lo que en cierto punto soy. Todavía hay cosas que siguen estando ahí. Siento que mi camino es una pelea constante. Hay días en los que me pregunto porque todo me parece mas difícil de lo que en realidad es. Porque siempre siento que no hago bien las cosas. Necesito paciencia para poder vivir en paz conmigo y en paz también con los demás. Pero que difícil es contestar con una sonrisa cuando te hieren. Que difícil es hablar de paz cuando ni vos mismo seguís ese ejemplo. Tengo un corazón que por desgracia esta cansado de ser golpeado. Una y otra vez y sin parar. Por eso prefiero cerrarme en lo que me cuesta. Encerrarme en lo que no me gusta. Encerrarme en mi pasado. Al fin y al cabo es cerrarme al amor. Porque tengo miedo de salir lastimada. Y no solo eso, sino que también tengo miedo de lastimar. Lastimar a las personas que mas quiero. Se que no lo haría con mala intención pero esa imagen me da miedo igual. Tal vez solo necesito un respiro. Empezar a disfrutar un poco más del presente y dejar de pensar en cosas que no tienen sentido. Amar no es complicado solo hay que aprender a no tener miedo y dejarse llevar.

La paciencia es un ejercicio de amor, fe y humildad que hace crecer a las personas.