Sequía divina

21:28 1 Comments A+ a-


Recurro a la sinceridad anunciando el paso de mi corazón. Nunca supe mentir. Nunca supe ser quien quería ser. Recurro a la bondad alimentando mi interior. Iluminando los espacios que parecen plagados de oscuridad. Nunca supe distinguir lo verdadero. Recurro a la inseguridad para aceptar que no soy tan fuerte. Nunca supe esperar algo de la vida. Recorro a la historia para adivinar que todo cuesta un esfuerzo. Nunca supe aceptar la magia. Ni olvidar lo vivido. Ni perdonar los errores. Recurro al espacio que se sitúa entre mi pecho y mi abdomen. Nunca supe ahogar mis penas. Recurro a mí. Nunca supe aceptar los privilegios de la vida de los demás. Nunca supe caminar los pasos que elegí. Se anestesiar los dolores con una plaga de inquietudes que no me dejan dormir. Nunca supe calmar mi insomnio. Me percato y me confieso intolerable. Nunca supe  ver las cosas tal cual son. Me percato y me confieso hipócrita. Nunca supe aceptar la imperfección. Allá voy, con el alma a los pies de cualquier situación. Nunca supe convertir, siempre me costó el gol en el amor.

Regalame un sol.