A lo mejor, se me da por crecer.

15:34 0 Comments A+ a-

Hoy, de frente se me presentan las cosas que perdi y que me di también el lujo de perder. Las cosas por las cuales no luché, o luché demasiado. Estoy cansada pero desde los pies hasta el alma, estoy perdida o encontrada, y anonadada con la torpeza de querer siempre el mal. Quiza es culpa mia por no aprender a quereme, o por empezar a perderme ni bien comienza una risa. Estoy asi, como todo el mundo. Ni bien, ni mal. Ni fu, ni fa. Pero que loco es, cuanto me cuesta el equilibrio en la vida. Como me cuesta estar sin nada, o con todo a la vez. Quiza hay un lugar en mi corazón donde todavia no soy feliz, o al contrario quizas le exijo mucho a la felicidad. Por ahi mi felicidad es un capricho y solo eso. Tengo la ventaja de no ser quien era, ni de ser quien queria ser, ni de ser. Tengo la ventaja de no saber, ni quere saber, ni correr atrás del tiempo. Estoy entragada a cualquiera, o atrapada en una sola base. Quizas el tema es que soy de todos y a la vez no soy de nadie. ¿Puede ser que uno no sea cuando los otros estan siendo en uno? ¿Puede ser que uno deje de ser para volver a ser alguien mejor? Siento que hay un impass mas grande que el cielo, mas fuerte que el miedo, mas glorioso que el amor. Y tal vez, estoy en este fondo tan profundo para un dia salir a descubrir cual era el verdadero sentido. Estoy dispuesta a discutir con la mente de los otros, y con mi propia mente. Estoy dispuesta a descubrir que seria del mundo si fuera otra persona, estoy dispuesta a entregar todo de mi para perderlo de un dia para el otro. Estoy dispuesta a abrir cada una de mis puertas, a dejar de tener ese corazón coraza del cual tanto me enorgulleci. Porque la valentia no esta en conseguirlo todo sino en mostrar el sufrimiento que implica seguir adelante. Ya no tengo más ganas de sonreir si no se me da la gana. No tengo mas ganas de cumplir las metas, ni de ponerme a idear hermosos planes. Ya aprendi que la vida es lo que se puede. Estoy cansada de siempre querer poder más. Simplemente no puedo. Y eso es lo que me impulsa hacia adelante. Hasta acá llegué, no puedo hacerme cargo de todo lo malo que me paso. Ni ponerme en el papel de victima. Hice lo mejor siempre, con defectos claro, pero siempre di lo mejor. Ahora ya estoy cansada, sorportando una imagen falsa. Voy a dar lo peor de mi. Lo que le escondi a todo el mundo, lo que no me anime a decir, lo que calle, lo que dudé de defender. Porque resulta que lo peor de mi al final fueron mis mejores convicciones. Y al final, la vida sigue igual.