Lluvia constante

17:04 0 Comments A+ a-

¿Porque lloro? Porque las personas en vez de darme abrazos cuando los necesito, me dan consejos. Porque parece que nadie entiende que es lo que necesito. Ni tampoco yo misma. Porque creo elegir un camino y siempre tengo que caminar por el otro. Porque siento que me sacaron mi mejor sueño, que haciendo bien nunca gano nada y que estoy cansada de esperar. Seria mas facil agarrar todas mis valijas y irme. Decirle chau, fueron lo mejor que me paso en la vida, pero fueron. Decirle que no queria irme pero que me obligan a hacerlo porque las cosas en la vida no duran para siempre. Si tuviera el valor me iria con la frente en alto sabiendo que di lo mejor, pero que no alcanzo. Pero no, no tengo el valor necesario para divorciarme de semenjante amor. Pero entonces, ¿porque estoy sufriendo? Sabe que doctor, muy bien sé que todas mis angustias se van a ir el día que me atreva a cerrar esta puerta. ¿Porque me cuesta tanto tomar la decision? Juro por todo lo que conoci, por lo invisible y lo invisible, por lo razonable y la locura que nunca antes me habia sido tan mal en mi vida. Juro que estoy enamorada de una idea, y que esa idea me esta rompiendo el corazón. Juro por el amor con que Dios me amó, que hoy ya no lo puedo esperar. Que aunque lo intente la vida me esta golpeando tan tan duro que ya nose si algo queda adentro de mi corazón. Y aunque suene exagerado todavia no encuentro a nadie que me entienda. Si vos soñas algo por muchos dias y noches y al final del tiempo vez ese sueño en las manos de los otros pero no en las tuyas. ¿Que sentirias? Pero no hablo de un sueño superficial, no hablo de una casa, un hombre o incluso dinero. Hablo de esos sueños que se meten en el alma con tanta violencia que ni la muerte los puede matar. Hace rato que mis sueños se están muriendo. Hace rato que me vengo repitiendo que no soy más que una mediocre y aunque intente ya no veo que haya luz en mi. Al contrario, pienso que no soy mas que un montón de inseguridades, que mi nombre es el miedo y mi camino la desesperanza. Hace tanto que no me va bien en el algo doctor, ya ni me acuerdo lo que es sentirme satisfecha. Me duele saber que todos mis mejores esfuerzos terminaron en fracaso. Me duele no poder demostrarles y demostrarme que soy mejor. Pero sabe que, estoy rota y no existe remedio para eso.

 Al lector se le llenaron de pronto los ojos de lágrimas,
y una voz cariñosa le susurró al oído:
- ¿Por qué lloras, si todo
en ese libro es de mentira?
Y él respondió:
- Lo sé;
pero lo que yo siento es de verdad.”

— Ángel González