A esta altura del partido

9:28 20 Comments A+ a-

Los momentos parecen agruparse y juntarse para constituir malas pasadas. La suerte no está de mi lado, y nunca lo está. Nose que siento, ya no siento. Es como que todo en lo que creia se derrumba. Una y otra vez, la vida me da golpes de todos lados. Y yo me pregunto porque. En el fondo muy dentro mio sé que todo pasa por algo, que voy a ir descubriendo porque las cosas no me salen o no me quieren salir. No estoy triste, ni contenta. Estoy en uno de esos momentos en los cuales no sabes nada, estoy perdida. Y la imagen que se me viene a la cabeza, es una avenida. Una avenida cuando no podes ir ni para atras ni para adelante, estoy parada en el medio de un mar de dudas, un mar de preguntas. Un mar en el cual no queria estar, pero sabía que iba a estar. No me quejo, solo que a veces siento que es injusto. Es injusto que el año pasado no haya podido disfrutar de casi nada. Es injusto que este año que empezo, empezara peor. Es injusto que todo absolutamente todo me salga al reves de lo que espero. Siento que nadie me va a poder entender, que mucha gente a mi alrededor tiene problemas mucho menores y no se dan cuenta. Tengo esos ataques mentales en los que me gustaria gritarle a la gente, vos te haces problema por esto. Vos no sabes lo que es un problema. Pero no puedo, porque sé que cuando era más chica yo era igual que ellos. Bueno, tal vez no sea una cuestión de edad sino de madurez. Estoy enojada porque yo tambien pensaba que tenia problemas y enrealidad no eran problemas, o no eran problemas tan graves. La verdad es que cada vez me resulta mas dificil entender todo, cada vez me resulta más dificil entender a la gente. Cada vez me vuelvo menos tolerante, y no me gusta porque yo no era asi. Yo no juzgaba a los demás, yo no me preocupaba por los demás. Y hoy si. Me pasaron tantas cosas en la vida, y sin embargo nunca me preocupe por mi. Siempre por los demás. Lo peor es que no se pedir ayudar, la gente me ve contenta cuando enrealidad no lo estoy. Y si me dan su ayuda me creo lo suficientemente fuerte como para poder sola. Me gustaria dormir, tres meses seguidos si es posible. Y después volver a empezar, como lo hace cualquier hijo de vecino. Volver a empezar, porque a pesar de todo no soy una persona que se rinda fácilmente.

Las tristezas no se quedan para siempre cuando caminamos en dirección a lo que siempre deseamos.