Curso: entre mi fe, tus neuronas y mi ser.

12:10 16 Comments A+ a-

El otro día estaba volviendo del colectivo y tuve una pregunta bastante existencial y complicada. ¿Porqué soy así? ¿Porque siento que las cosas me cuestan el doble? ¿Porque me gustaría estar en los zapatos de otra persona? No tuve una respuesta bien clara, pero si una certeza. Podría haber sido un buen perro, no se tengo la idea de que para los animales la vida es más fácil. Tal vez porque no se detienen a pensar nada.
Yo si. Yo todo el tiempo estoy pensando. Es como si existiera un mecanismo en mi cabeza, totalmente amenazador y estresante. Al fin y al cabo, ninguna persona cuando esta despierta puede dejar de pensar. Estamos todo el tiempo aquí y allá. Entre el presente y el momento, hasta en nuestra mente y los sueños. No hablo de los sueños literalmente. Hablo de las ideas y venidas, de las vueltas de ideas, del revoltijo de neuronas. No se si se entiende, hablo de la mente y su vida. Pues la mente viva crea la vida. Hablo de mi mente viva. Hay un problema, las cosas me están resultando mas difíciles de lo que yo pensé. Y no se si estoy a la altura de las circunstancias. Intento averiguar si tengo lo necesario para hacer lo que quiero. Y me aterraría descubrir que no lo tengo. Las personas confían en mi, mucho mas de lo que yo confió en mi. Eso me ayuda, a sentirme bien conmigo misma. Pero no se, las cosas se empiezan desde casa. Y si en mi casa interior no hay confianza, nada empieza. Todo lo termino. A medida que voy escribiendo, voy descubriendo que no estoy sola. Tal vez de un día para otro no puedo aprender a confiar en mi. Pero si puedo confiar en vos, en mis amigos, en mi familia, en las vueltas de la vida, en el destino, en la vida. Tal vez si confió en Dios encuentro una respuesta. De verdad necesito confiar, tener fe. Se que para algunas personas la idea de la fe esta totalmente desvalorada, pero en los momentos mas difíciles de mi vida lo que me salvo fue la fe. Porque no recurrir a ella en estos momentos también. Y si, sinceramente otra no me queda. Creo que va a hacer lo mejor que me olvide de tus neuronas y empiece a confiar en mi fe.