Sólo que, nada.

10:02 18 Comments A+ a-

Tengo un pasado y un moretón. El pasado es claro, el moretón no. Con esto quiero decir que a veces mirar para atrás nos hace mal. Bueno tal vez no sea mirar, sino que la manera de mirar nuestro pasado nos lastima. El dolor es mas fuerte cuando ya no se puede hacer nada, cuando el tiempo se convierte en nuestro enemigo. El dolor es mas fuerte cuando lo que queremos cambiar es inalcanzable, cuando lo que queremos cambiar ya no esta en nuestras manos. Cuando se encuentra en un recuerdo. Esos recuerdos que son heridas abiertas y difíciles de cerrar. Me convertí en una especialista de mirar siempre lo malo, incluso sin quererlo. Sin quererlo muchas veces no fui quien soy. Y sencillamente no me quiero como fui. No es superficial, es interior. La persona que fui no me cuido en ninguno de mis malos momentos. La persona que fui se encargo de aumentar el dolor cada vez que este empeoraba. La persona que fui perdió cosas pero también ganó. Hay una sola cosa de la que estoy orgullosa. Aquella persona que fui me convierte en quien soy. Y si bien lo malo destruye, al fin y al cabo también termina construyendo lo que somos. Intente evitar errores, mirando el panorama evité. Intente ser feliz en los peores momentos, y mirando el panorama lo fui. Pero hay cosas que me siguen aterrando. ¿Cuándo va a ser el día que deje de intentar? ¿Cuándo va a ser el día en que no me arrepienta de nada? Tal vez ese día nunca exista, y me aterra la idea de que todo lo que creía se desmorona. Los cuentos de hadas ya no existen, los finales felices tampoco. Luchar por los sueños termina siendo la idea mas descabellada que una persona puede tener. Me aterra pensar que no soy mas esa nena que mirada la vida de otro modo, me aterra descubrir que crecí y que no veo las cosas como las veía antes. Daria la vida por recuperar a esa persona, por recuperar a esa nena. Pero se muy bien que de esto se trata crecer. Estoy un poco decepcionada, yo pensé que crecer se trababa de otra cosa. Hoy descubro que no está tan bueno. El tiempo corre tan rápido que cuando nos damos cuenta ya no sabemos ni donde estamos. Ese es uno de esos tiempos en que no se ni donde estoy. Y no me sorprende estar así. Sólo que, nada, esperaba otra cosa. Soy la contradicción con patas, amo este momento y lo odio al mismo tiempo. Pienso que tendría que seguir mis propios consejos. Tendría que aprender un montón de cosas de mi, un montón de cosas que me las olvide. ¿Qué loco, no? Me olvide de esa nena interior, esa nena que pensé que no iba a perder nunca.

                    

Quiero agradecer especialmente a Maira por el premio que me dio. Les recomiendo que pasen por su blog porque además de ser muy lindo, escribe de maravilla. 
http://your-love-ismydrug.blogspot.com/ ♥